Jefatura de Gabinete de Ministros viernes, 19 de septiembre de 2014 Autoridad: Ing. Omar Judis
Manual de Buenas Prácticas
Energias Alternativas

Introducción

Cuando hablamos de energías alternativas nos referimos a aquellas que a  diferencia de las energías convencionales usan como fuente de generación recursos renovables y poseen una fuente prácticamente inagotable en relación al tiempo de vida del hombre en el planeta. Se producen de manera continua, no se agotan, y tienen su origen en los procesos ambientales y atmosféricos naturales: el viento, el sol, los cursos de agua, la descomposición de la materia orgánica, el movimiento de las olas en la superficie del mar y océanos, el calor interior de la tierra son fuentes de energías alternativas.

En cada caso observamos la presencia de un factor común: el efecto y la acción del Sol.

En contraposición tenemos los combustibles fósiles (carbón, petróleo, uranio y gas) usados por las energías convencionales, que tienen un tiempo de vida determinado, se agotan y su utilización ocasionan graves impactos sobre el medio ambiente. Los hidrocarburos son combustibles de alto valor energético, pero su combustión introduce una variedad de contaminantes en la atmósfera.

  En Argentina hay más de 2.000.000 de personas que no tienen acceso al servicio del tendido eléctrico. Esta demanda podría ser cubierta por fuentes de energía renovable.
.


La crisis energética contribuyó a la difusión de las energías alternativas.
Las ventajas en el uso de este tipo de recursos son significativas: 

 

Mínimo impacto sobre el medio ambiente.

  No generan residuos difíciles de tratar, ni gases contaminantes como lo hacen los combustibles fósiles. 
  Utilizan recursos que no se agotan y tecnologías limpias en su producción.
  Son autóctonas, no hay importación. Hay una disminución de la dependencia energética.
  Los impactos que producen son pequeños, de fácil minimización.
  Generan puestos de trabajo en su construcción, mantenimiento y explotación. Instrumento para lograr un desarrollo de tecnología nacional.  


  En Argentina entre el 45 y 50 % de la generación de energía proviene de centrales térmicas.
.