Jefatura de Gabinete de Ministros viernes, 25 de julio de 2014 Autoridad: Ing. Omar Judis
Dirección de Pueblos Originarios y Recursos Naturales
Los Pueblos Originarios y la relación con el ambiente

 

Los Pueblos Originarios y la relación con el ambiente
 
En la Argentina habitamos más de 30 Pueblos Originarios organizados en más de 900 comunidades rurales, a su vez  hablamos 12 idiomas diferentes al castellano y conformamos aproximadamente el 10% de la población (4 millones de personas). A la llegada de los españoles en lo que hoy es Argentina se hablaban 36 idiomas originarios, muchos de esos idiomas ya no se hablan.
Somos, entre otros, los Pueblos Kolla, Mapuche, Toba-Qom, Pilagá, Mocoví, Tehuelche, Ona-Selk’nam, Myba Guaraní, Ava Guaraní, Wichi, Diaguita, Huarpe, Tonocote, Rankulche, Chulupí, Chorote, Ava Guaraní, Tupí Guaraní, Chané, Tapiete, Charrúa y Comechingón.
Habitamos actualmente tierras, territorios con recursos naturales de mucho valor, donde hay  bosques nativos, cuencas de agua, y yacimientos de minerales. El Territorio Indígena difiere del valor productivo o comercial atribuido por el mundo occidental, el Territorio para los Pueblos Originarios es integral. Porque allí, en nuestros montes, bosques o quebradas, encontramos nuestra farmacia, nuestro mercado, nuestra universidad,   nuestra fábrica, nuestros materiales para la vivienda, el alimento para el sustento diario, es decir la base para nuestro desarrollo.
Nuestros mayores nos enseñaron a leer la niebla, el frío y el calor, los temblores de la tierra y los eclipses. Nos enseñaron a interpretar el sonido de los ríos y dialogar con el viento, a conversar con el monte, con la lluvia, y con cada ser vivo que vive en nuestros territorios.
 
Producto de ese conocimiento ancestral, nuestros territorios y nuestros calendarios están llenos de lugares sagrados, en los cuales nos comunicamos con las fuerzas naturales de nuestro entorno y le rendimos respeto. Practicamos allí nuestras danzas y artes que simbolizan la veneración y respeto por el agua, la tierra, nuestras semillas, y nuestros montes y bosques.
Sin embargo, a pesar de la riqueza que guardan nuestras tierras y territorios, vivimos  en condiciones de alta vulnerabilidad; el 23% de los hogares indígenas se encuentra con sus necesidades básicas insatisfechas, superando en casi un 10% la media nacional. Esto se explica en parte porque nuestros Pueblos son amenazados por el avance de la frontera agrícola y de las industrias extractivas, es por eso que somos defensores del Ambiente, porque ningún Pueblo puede desarrollarse, ni proyectarse si no es desde la base que le da origen, sustento, cosmovisión, que es el espacio físico, el territorio que en quechua se dice Pachamama y en Mapuzugun decimos Wajmapu.
Hemos cuidado por cientos de miles de años los bosques nativos, el agua, los animales y  las plantas con las que convivimos, el ambiente para nosotros incluye el control y la administración de los Recursos Naturales. En ese sentido es un gran avance contar con el reconocimiento de los Derechos que como Pueblos nos amparan y aspiramos así a contribuir a elevar la calidad de vida de nuestra gente como a preservar a la madre naturaleza.
 
 
Roberto Ñancucheo